Gastronomía

Hay ciertas costumbres gastronómicas fijas que normalmente coinciden con las fiestas, estaciones o faenas agrícolas.

En Semana Santa se come el guisao de pimientos, potaje de garbanzos, bacalao frito con tomate, arroz con leche, huevos molis, y naranjas con canela.

En Navidad son típicos, más que las comidas, los dulces, en los que las "abuelas" son verdaderas expertas en su elaboración. Por ejemplo los famosos almendraos, roscos de vino, aguardiente y manteca, mantecados, etc.

En la época de siega se solía comer el gazpacho, migas de pan y la olla que se llevaba a los "segaores" al lugar del tajo.

En invierno, son comidas típicas las gachas de harina de maíz, y las migas de patata, migas roeras, zalamandroña y las gurrupinas.

Antes estaba muy extendido hacer la matanza de cerdos que se habían criado en corrales, lo que proporcionaba diversos productos cárnicos. Tenía lugar en diciembre y enero.

Podemos destacar también:

Choto al ajillo
Lomo en orza
Queso en aceite de oveja
Embutidos variados
Pan y vino artesanales

Algunas recetas

Choto al Ajillo
Se necesitan almendras tostadas, ajos crudos, rebanadas de pan, vino o vinagre, pimiento colorado seco, y la carne de choto.

En una cazuela se calienta el aceite y se doran los ajos cortados por la mitad. Luego se echa el cordero cortado a trozos. Se moja el pan en un poco de agua, luego se moja en vino o vinagre, y todo se añade junto con las almendras tostadas picadas y el pimiento colorado a trozos pequeños. Añadir algo de agua y cocer a fuego lento. Dar toque de sal.
Zalamandroña
Se necesita cebolla, bacalao, ajos, pimiento colorado seco, perejil, laurel y pimienta molida.

Se pica una buena cantidad de cebolla y se pone a cocer en una cazuela de barro con agua, bacalao, ajos partidos, perejil, pimienta molida y laurel. Una vez cocida la cebolla y el bacalao, se le resta agua, y se añada aceite, un chorreón de vino y pimientos colorados secos en trozos. Seguir la cocción un rato más.
Salchichas Frescas al Vino
Ingredientes: 1 vaso de vino blanco, 400 g de salchichas frescas, 2 patatas grandes, 1 cebolleta, 1 naranja, 100 g de jamón cocido, 100 g de queso, ½ vaso de caldo de ave, 1 cucharada de harina, perejil, eneldo, aceite de oliva virgen extra (AOVE).

 – Para la guarnición, lavar dos patatas y disponerlas al fuego, cubiertas con agua fría y un puñadito de sal. Dejar cocer hasta que ablanden.
 – Mientras tanto, disponer en un cuenco la cebolleta, el jamón cocido, el queso y el perejil; todo bien picado. Agregar un poco de eneldo, un poco de la cáscara de la naranja muy picadita y un chorrito de zumo de la misma naranja. Finalmente salpimentamos y vertemos AOVE. Mezclamos bien, cubrimos con plástico y reservamos al frío hasta que la patata esté en su punto.
 – Retirar las patatas del fuego, sacarlas del agua y dejarlas reposar unos minutos.
 – Lavar bien las salchichas, secarlas y comenzar a dorarlas con AOVE. Espolvorear con una cucharada rasante de harina, cocinarlas brevemente e incorporar el vino. Verter el caldo de ave y, a continuación, el jugo del resto de la naranja y algo de la cáscara muy picada. Dejaremos cocer unos 5 minutos hasta que espese la salsa.
 – Pelar las patatas cocidas, aun calientes, cortarlas en trozos grandes y mezclarlas con el aliño que teníamos reservado en la nevera; teniendo cuidado que no se rompan y se deshagan.
Emplatar.

Nota: esta receta se transmitió en el programa 'Cómetelo', de Canal Sur
Huevos Molis
Para 4 personas se necesita aproximadamente 6 huevos, 1 L de leche y 12 cucharadas de azúcar.

Una vez extraídas las claras, se baten manualmente o con máquina hasta que monten. Añadirles el azúcar. Poner a hervir la leche. Cuando se acerque el punto de ebullición, quitarle un poco de fuerza al fuego, y verter las claras. Dejar unos instantes que los copos se empapen en la leche. Sacarlos con una espumadera y ponerlos en lugar aparte. Acompañar con leche fría, y añadir encima chocolate o canela rallada.
Roscos de Vino
Ingredientes: 2 vasos de aceite de oliva, 1 vaso de vino blanco, harina (la que admita la masa, 1 kg más o menos) y azúcar.

En un recipiente se ponen el aceite y el vino. Se añade y mezcla la harina hasta formar una masa blanda que no se pega. Se corta en trozos que se les da la típica forma de rosco. Se ponen en una bandeja y se meten en el horno a 180 °C unos 15-20 minutos. Al sacarlos se pasan por agua y se les echa azúcar.